YOGA RESTAURATIVO

El yoga restaurativo es una práctica de "relajación activa". 
Las asanas se realizan usando elementos de soporte (props) en los que el cuerpo se acomoda cuidadosamente para una experiencia de máxima relajación y renovación energética. Algunos de los elementos más usados son bolsters (almohadones cilíndricos), tacos, mantas, sillas, cinturones, entre otros.

Como el cuerpo permanece sostenido y relajado en los elementos de soporte, las posturas se pueden mantener por períodos más extensos. Esto tiene un impacto muy profundo en la salud del cuerpo y la mente, reduciendo significativamente los síntomas del estrés, como: dolor y tensión muscular, migraña, indigestión, colon irritable, insomnio, irritabilidad, déficit de atención, hipertensión, bajas defensas, cansancio crónico y depresión.

La práctica restaurativa, calma, aquieta, relaja y refresca la mente. Esto da por resultado un estado mental lúcido, asertivo, presente y sereno a la vez.

Algunos momentos son especialmente recomendados para la práctica restaurativa de yoga:
- Cuando estamos débiles
- En caso de fatiga y cansancio
- Cuando estamos estresados con la actividad cotidiana
- Antes, durante o después de alguno de los acontecimientos más intensos de la vida: muerte de un ser querido, cambio de trabajo, mudanzas, nacimientos, divorcios, casamiento.
-En el proceso de recuperación de una enfermedad
-Enfermedades crónicas
-O simplemente cada vez que necesitemos parar, descansar, estar en contacto con nosotros mismos y recuperar energía.